Las cajas RPM (Revoluciones por minuto) para guardar vinilos -o lo que surja- tienen el encanto de lo hecho a mano, de lo hecho con el corazón. Es un proyecto que nace desde la ilusión de crear un lugar especial donde guardar aquello que te define. Los amantes del vinilo y el tocadiscos cuidan con mimo cada uno de sus discos, y qué mejor que ordenarlos y almacenarlos en un lugar tan ideal como éste. Hechas con madera del Valle del Ambroz y en diferentes acabados.
Nosotros tenemos una ya, ¡Y la utilizamos para nuestras cámaras analógicas!